La estacionalidad en las campañas de Google Ads: ¿Sabes cómo funciona tu negocio?

La estacionalidad en las campañas de Google Ads

La estacionalidad en las campañas de Google Ads: ¿Sabes cómo funciona tu negocio?

Con el verano a la vuelta de la esquina parece un buen momento para hablar sobre la estacionalidad en Google Ads. En algunos negocios las ventas fluctúan al alza o la baja dependiendo de la época del año y esto es algo para lo que hay que estar preparado.

Todos somos conscientes de que existen determinadas fechas en las que los hábitos de compra del consumidor sufren un cambio drástico. Un ejemplo clásico para ilustrar este hecho es la forma en la que se disparan las ventas de juguetes en Navidad. Para que nuestra inversión publicitaria siga siendo rentable no podemos dejar de tener en cuenta como influye la estacionalidad en las campañas de Google Ads.
Lo primero que hay que tener claro es que la estacionalidad puede jugar a nuestro favor o en nuestra contra. Si tenemos una juguetería lo normal es que obtengamos grandes beneficios en navidades pero hay otras épocas del año como por ejemplo el verano en el que las ventas de nuestro e-commerce van a dejar mucho que desear.
Llegados a este punto lo normal es que te plantees que se puede hacer para solucionar este problema. Invertir menos sería una opción aunque si reduces tu presupuesto diario esto se verá reflejado en el tráfico a tu sitio web y en el número de veces que sale tu anuncio.
Antes de volverte loco haciendo cambios en tu estrategia de marketing digital has de evaluar si tus campañas de Google Ads se ven afectadas por la estacionalidad. Hay casos muy claros. Si tienes una tienda online de bañadores y accesorios para la playa es obvio que diciembre no es tu mejor mes para captar clientes mientras que de junio a agosto cuándo el calor aprieta la cosa es bien distinta.
A ver, aunque actuar con lógica es esencial no has de quedarte ahí. El análisis de los resultados de tus campañas de PPC ha de ser más exhaustivo. Si llevas por lo menos un año anunciando tus productos en Google dispondrás de datos para comparar los resultados de unos meses concretos con el mismo periodo del año anterior, por ejemplo.
Imagina que notas una bajada en las ventas que se producen en tu sitio web en Semana Santa y quieres saber si se trata de algo puntual o una tendencia que se repite a lo largo del tiempo. Sólo tienes que elegir las columnas que te interesen como las conversiones o el coste y luego comparar los resultados con los obtenidos el año anterior. Es una manera de conocer las tendencias del mercado y establecer ciertas medidas para actuar en consecuencia.
Si tus campañas funcionan con estrategias de Smart Bidding como CPA o ROAS es probable que el sistema ya tenga en cuenta la estacionalidad pero siempre puedes hacer cambios que te permitan maximizar el retorno de la inversión.
No olvides que hay que ser cauto con las modificaciones en las campañas que funcionan con una estrategia de puja automática porque el sistema tarda un tiempo en adaptarse y comportarse tal y como queremos. Como hemos dicho en alguna que otra ocasión hay que tener paciencia. Google Ads es efectivo pero no hace milagros y menos aún de un día para otro.
Además, la estacionalidad en las campañas de Google Ads influye de modo directo en el coste de las palabras clave. Si suben los CPC es de suponer que te verás obligado a aumentar las pujas de tus palabras clave para seguir siendo competitivo.
No te sorprendas si tus anuncios dejan de publicarse en determinados momentos porque han agotado su presupuesto. Tú decides si te merece la pena invertir más en esta clase de situaciones o si prefieres ajustarte al presupuesto establecido.
Para terminar, vamos a hablar brevemente de las campañas de temporada. Google Ads te permite crear campañas específicas para ciertas fechas como el verano, San Valentín o el Día del Padre, por ejemplo.
Las ventajas de este modo de proceder es poder trabajar con un presupuesto específico y unos anuncios personalizados que lleven al usuario a páginas de tu sitio web en las que se vean las ofertas de temporada. Sin contar que el trabajo realizado un año se puede aprovechar al año siguiente realizando unas modificaciones mínimas de ser preciso.
Ojo. No pongas en marcha tus campañas de temporada sobre la bocina, por decirlo de alguna manera. Vamos con un ejemplo. Si tienes una tienda de venta de smartphone y haces campañas concretas para el Black Friday estas han de estar funcionando con al menos dos meses de antelación.
Esto no sólo te permitirá realizar las optimizaciones oportunas sino que además te evitará más de un quebradero de cabeza porque es posible que haya dificultades con la aprobación de los anuncios o errores en la configuración de las campañas que haya que solucionar.

Como has podido comprobar la estacionalidad en las campañas de Google Ads es un arma de doble filo. Puede resultar beneficiosa para tu negocio o suponer una caída en las ventas. La planificación y el análisis de resultados es fundamental para desplegar la estrategia que mejor se adapte a las características de tu negocio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba